El final del Affaire – Graham Greene

El final del Affaire se considera una de las mejores novelas de Graham Greene. Publicada originalmente en 1951 y ambientada en Londres durante los años de la Segunda Guerra Mundial, tiene como temas centrales el adulterio y la religión. La obra está inspirada en la relación extramatrimonial que el autor matuvo con Lady Catherine Wilson, esposa de un político británico y fue llevada al cine en dos ocasiones.

El Final del Affaire, una historia de amor inusual

Conocemos a Maurice Bendrix, un escritor de cierto éxito que comienza un romance con la esposa de su vecino, llamada Sarah. La relación, marcada por los celos de Bendrix y la culpa que siente la mujer – enfatizada por sus creencias -, es terminada abruptamente por ésta luego de que el escritor esté a punto de morir durante los bombardeos – los letales Blitz lanzados rpo al aviación alemana – . Dos años después, es Henry, el marido de Sarah – y quien nunca supo nada del adulterio -, el que recurre a Bendrix. En confidencia, le comenta que cree que su mujer está teniendo un romance con “un tercer hombre”. Este dato despertará la curiosidad (y los celos) del novelista quien contrata a un detective privado para seguirla.  Las primeras líneas de la narración nos alertan de que no habrá linealidad cronológica:

“Una historia no tiene ni principio ni fin: uno elige arbitrariamente un momento de la experiencia desde el cual mirar hacia delante o hacia atrás.”

Green emplea una combinación de flashbacks y flujo de conciencia que, junto a los reveladores pasajes del diario personal de Sarah, dotan al relato de una fluidez vertiginosa. La historia toma vuelo, sobre todo, en las vívidas descripciones de un Londres que va cambiando a medida que la guerra se agudiza y en el retrato de dos personas atrapadas por la agonía de un amor ilícito.

En “El final del Affaire” de Graham Greene además se destaca su componente religioso – es parte de la serie católica del escritor– y refleja dos puntos de vista opuestos, la actitud crítica – casi indolente – del protagonista ante lo divino que se contrapone a las profundas creencias de Sarah. La posibilidad de la existencia de Dios sobrevuela todo el relato y le da a la novela, especialmente al final, un aire místico que puede resultar un tanto obsoleto.

Deja una respuesta