Un poema de Ana María Shua

Imagen abstracta

Desde niños, hay cosas que nos gustan y otras que no. Hay situaciones que nos encantan y otras que tememos. Si quisiéramos, podríamos elaborar largas listas de amores y odios.
Con el tiempo, cambiamos y permanecemos, y dentro de los “sí” y los “no” tenemos excepciones…y excepciones de las excepciones… Porque la poesía no tiene edad, les compartimos un cálido poema de Ana María Shua, escritora argentina:

Pero los payasos, ¡no!

Me gusta mirar las nubes
y tratar de ver qué son,
Me gusta el mar y la arena
y jugar al dominó.
Me gustan mucho los circos
¡Pero los payasos, no!
Quiero a todos mis amigos
Por mis padres siento amor,

hasta quiero a mi maestra
y a veces al director.
Quiero ir a los cumpleaños
(pero con payasos, no).
Me encanta cuando hacen postres
La crema del batidor.
Me encanta la luna llena
con su cara de doctor.
Me encanta que me disfracen
(pero de payaso, no).
Tengo miedo cuando cruzo
por las barreras del tren.
Les tengo miedo a las cosas
que existen y no se ven,
a las arañas, los bichos,
(y a los payasos, también).

Deja una respuesta